A cada edad su tratamiento estético

El Centro de Medicina Estética de la Dra. Shelum, instituto de referencia que combina la medicina estética con la farmacología, ha emitido una serie de recomendaciones que relacionan la edad con los distintos tratamientos estéticos, ya que, según destacan sus expertos médicos, no todas las técnicas y productos tienen el mismo impacto ni obtienen los mismos resultados en cada momento de la vida.

Para María Silvia Ramírez, Fundadora del Centro de la Dra. Shelum, “la edad es una variable muy importante a la hora de determinar el mejor tratamiento para cada paciente. Porque, aunque algunos tratamientos coinciden en diferentes tramos de edades, cada perfil tiene una características clave diferentes”.

Las pautas ofrecidas por el Centro de Medicina Estética de la Dra. Shelum también hacen diferencias en función del sexo del paciente, dadas las diferencias hormonales, en la distribución de la grasa corporal, o los niveles de hirsutismo.

PERFILES DE TRATAMIENTO ESTÉTICO SEGÚN EDAD Y SEXO

MUJERES

Mujeres entre 20 y 30 años. Clave: Prevención a través de tratamientos no invasivos
A esta edad no es conveniente caer en los excesos ni en tratamientos invasivos. En su lugar, se recomiendan una serie de tratamientos no agresivos dirigidos a prevenir el envejecimiento de la piel, a tratar el acné y a potenciar la luminosidad propia de esta franja de edad. Nos estamos refiriendo a hidrataciones faciales, limpiezas, peelings faciales superficiales, cromoterapia (fototerapia biológica) o IPL para eliminar el acné y sus cicatrices. En lo que se refiere a tratamientos para el cuerpo se aconsejan: disponer de una guía alimenticia a cargo de nutricionistas para potenciar la condición física y evitar la obesidad y combinarlas con masajes reductores, radiofrecuencia multipolar con pulsos magnéticos (MP) y succión para 'cartucheras' y piel de naranja, así como eliminación del vello con a través de Láser Diodo.

Mujeres entre 30 y 40 años. Clave: Evitando el envejecimiento prematuro
Es una edad difícil, ya que es el arranque de la madurez y cuando los efectos del tiempo comienzan a aparecer. La piel comienza a perder grosor y aparecen las primeras arrugas. A nivel facial los tratamientos más indicados para evitar los signos del envejecimiento prematuro serían: las hidrataciones faciales regulares, radiofrecuencia facial con pulsos magnéticos, Bótox (toxina botulínica Tipo A) aplicado en dosis bajas, Relleno a base de Ácido Hialurónico, plasma rico en plaquetas (PRP), entre otros. En cuanto al cuerpo, este es un buen momento para remodelar y reafirmar ante la aparición de la temida celulitis. La base para evitarla está en la buena alimentación y la práctica regular de deporte, unidas a tratamientos de medicina estética como: la criofrecuencia, carboxiterapia, bioestimulación, ultracavitación y radiofrecuencia. Todos ellos compañados con mesoterapia que ayude a disolver la grasa, drenar, desintoxicar y reafirmar.

Mujeres entre 40 y 50 años. Clave: Menos estrógenos, más nutrición
Durante esta década el nivel de estrógenos suele decaer en el cuerpo femenino y con ello la piel se reseca y pierde vida. No hay que olvidar que los estrógenos favorecen la renovación de las células y estimulan la síntesis de colágeno y elastina, por lo que cualquier caída en sus niveles incide negativamente en la apariencia de la piel. Además de los tratamientos propios de los 30 a los 40 años, hay que añadir aquellos dirigidos a nutrir intensamente y a atenuar las arrugas, ya más marcadas por el paso de los años. Entre estos cabe mencionar los hilos tensores, el relleno de trifosfato cálcico y ácido hialurónico o el lifting no quirúrgico con ultrasonidos (ultherapy). A nivel corporal, se recomiendan adicionalmente las envolturas reductoras y reafirmantes.

Mujeres de 50 años o más. Clave: Un enfoque multidisciplinar para estar más sana y más guapa
A esta edad las alteraciones hormonales hacen más evidentes los cambios en cara y cuerpo, por lo que se recomienda un asesoramiento integral y coordinado a cargo de expertos en medicina estética, nutricionistas y médicos que nos ayuden a mantenernos bien.

Las arrugas se harán más profundas y visibles en algunos puntos, como por ejemplo los surcos nasogenianos, además la flacidez tenderá a modificar el óvalo facial. Todo ello se corregirá parcialmente a través de ácido hialurónico, biolifting facial con inductores de colágeno y blefaroplastia.

El mantenimiento de nuestra silueta puede demandar exfoliaciones e hidrataciones corporales, masajes reductores combinados con drenajes linfáticos, tratamiento de varices y carboxiterapia de brazos y piernas. También se aconsejan las vacunas antienvejecimiento, pensadas para retardar el envejecimiento y revitalizar células dañadas.

HOMBRES

Hombres entre 30 y 40 años. Atención a la silueta.
Entre los tratamientos más habituales se sitúan el bótox, bótox axilar, revitalizaciones faciales con vitaminas y ácido hialurónico, limpiezas terapéuticas de cutis o depilación definitiva con láser.

Hombres entre 40 y 50 años. Clave: rejuvenecimiento, energía y relajación.
A los tratamientos recomendados para el anterior tramo de edad se añadirían hidrataciones profundas y ultherapy, hilos tensores o vacunas antienvejecimiento.

Hombres de más de 50 años. Clave: juventud y energía.
Para este tramo de edad puede recurrirse a los rellenos de los surcos nasogenianos y arrugas profundas, así como biolifting faciales.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae